No soy perfecta

Lo que aparece escrito a continuación realmente tiene algunos meses, pero no por ello he creido que sea menos importante que hace tiempo, por eso quería dejarlo escrito, esta vez en un post…

” No soy perfecta. Lo digo mirándome al espejo mientras mis ojos recorren cada centímetro de mi cara, de mi cuello, de mis hombros y bajan por mis brazos, mi vientre, mis piernas acabando en mis pies. Quizá mis ojos no sean del color que más vaya con mi piel, mis mejillas no tengan unas proporciones perfectas, al igual que esa tripita que se hace notar bajo la camiseta. Puede que mis brazos no tengan una forma estilizada o mis piernas sean demasiado finas ¿y qué?. Sé que a día de hoy más que nunca el impacto visual que causamos en los demás, esa primera impresión cada vez es más importante, es la primera entrevista que consciente o inconscientemente realizamos nada más ver a una persona.

¿Por qué nos olvidamos de que, quizá, el relleno que llevan por dentro es aún más atractivo que lo que vemos por fuera? Que la sangre que recorre sus venas es más brillante que el rojo de sus labios, el blanco de su piel es más bello que una tormenta de nieve, el verde o el azul de sus ojos es más vibrante que una pradera o que el cielo en un día de verano…. Pero se olvida, se olvida que quiza ese cuerpo de proporciones casi aúreas no encierra más que una oquedad oscura, vacía, hueca; que esa cara bonita con pestañas de vértigo, ese escote de infarto no son más que la portada de un libro cuyas expectativas desaparecen cuando lo abres y te percatas que las páginas están en blanco.

Y no pasa sólo con las personas: ese perro que no es de raza y es un cruce (sus ojos desprenden tal devoción que pocas veces más podrás verla en los ojos de una persona), ese coche viejo cuya pintura está ya picada y no es tan nuevo (pero que bajo el capó el motor ruge con más furia que cuando solo tenía un año), la casa que es demasiado pequeña (no te fijas que esta decorada mejor que cualquier portada de revista y que,en aquel rincón del sofá, has pasado momentos increíbles) y así podría enumerar miles y miles de ejemplos.

Así que reivindico el pelo revuelto al levantarse, la cara cansada después de un día agotador de trabajo, que tu camiseta esté arrugada, que los vaqueros esten descoloridos, que no te hayas afeitado bien, que no te hayas maquillado hoy, que cuando te pones la ropa para estar en casa, la palabra belleza adquiere otro significado; que no deje de ver esa sonrisa en tu cara al comer el helado que más te gusta, que no encadenes tu aspecto a las pesas de un gimnasio, que seas tan natural como la sonrisa que asoma a tus labios con las pequeñas cosas que decoran tu vida a diario. Reivindico los besos sin compromiso, los pedacitos de nosotros mismos que cedemos a los demás sin esperar nada a cambio, una caricia cuya historia es más emocionante que un bestseller, despertarte y contemplar a las personas que quieres en tu vida vale más que mil amaneceres y una comida improvisada con las cuatro cosas que tenías en la nevera sabe mejor que una cena en un restaurante con 5 estrellas Michelín….esa es la perfección imperfecta, la única que merece la pena y perdura por siempre. “

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s