Dreams are for rookies

Dime que no es cierto, dime que los sueños y la esperanza no son para los novatos y me lo creeré. Me creeré lo que me digas porque últimamente ya no sé que creer. Me levanto por la mañana sabiendo que la vida y el mundo está hecho de esfuerzos, que es la nueva forma de “selección natural”. Sólo las personas con un espíritu suficientemente sólido, suficientemente íntegro estarán por encima de palabras, valores, ideas, creencias que siglo tras siglo la historia va licuando.

Veo mi día a día y al mismo tiempo veo el día a día de muchas personas: te levantas temprano (nunca pensaste que te adaptaras a semejante horario, pero fíjate, lo has hecho), preparas un frugal desayuno mientras a través de la ventana de la cocina ves como el día se va abriendo paso y te vistes rápido; después de un tiempo en este trabajo apuestas por la comodidad frente a la última moda, coges el coche o esperas el autobús y comienzas un día alienante, como el resto de días de la semana. Trabajas bien, eres eficaz en tu trabajo y creativ@. En tu cabeza más de una vez ha pululado la idea que, algún día no muy lejano, alguien reconozca ese talento, sea consciente de lo mucho que vales y acabes en un puesto de trabajo que esté hecho a tu medida donde responsabilidad, reconocimiento económico y social estén a la par. Sigue soñando te dices a ti mism@ mientras bajas a comer y ordenas mentalmente todo lo que queda por hacer esta tarde. Mientras sigues al ordenador te das cuenta que al salir de la oficina has de ir a comprar y cuando finalmente llegas a casa, con la compra, las bolsas, el correo y el resto de accesorios que tu vida diaria ha tenido a bien regalarte, te sientas en el sofá y sólo piensas en descansar un poco. Lees esa novela en la que estas inmerso, en la cual el protagonista se sobrepone a todo y a todos contra viento y marea, y notas un calorcito en el pecho, la esperanza de saber que mañana todo irá mejor, la incertidumbre de esperar que algo sorprendente pase, algo que encienda una lucecita, un puntito luminoso en medio de tanta negrura. Y te vas a la cama y cierras los ojos, traes a la mente tu pensamiento alegre y sonries; sonries por haber acabado el día, sonries por esa broma con tus compañeros, sonries por esa conversación telefónica de última hora, por lo que ocurrirá mañana y lo que está por venir.

¿Dreams are for rookies? No, en verdad no creo que sea así pero piensa lo que quieras.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s