Hogar

Otra noche entre desvelos, otra noche de sueños vividos cuasi reales y me he levantado con aquella frase en la cabeza. Fue hace un año o incluso más cuando quedé por última vez con este amigo; podemos vernos cada poco o cada mucho, da igual el tiempo que haya pasado, acabamos retomando la conversación justo en el punto en que la dejamos la última vez. Lo más resaltable cuando quedamos es que solemos acabar tomando tequila o un gin tonic y nuestras conversaciones transcendentales. La filosofía nunca se me dio mal, la verdad, no fue mi talón de aquiles pero tampoco fue mi fuerte. Sin embargo, Hyde, como yo le llamo, hace de la filosofía y el pensamiento algo sencillo. Le apodé Hyde porque, aún siendo la misma persona, su oscuro pasajero se deja ver más a menudo que el Dr.Jeckyll y me resulta curioso, es anecdótico charlar con él y no saber a ciencia cierta quien es el que habla.

Hablando un poco de todo, la familia, los amigos, me dijo “da igual lo que me desvie del camino, da igual lo mucho que pierda el rumbo porque lo que sé seguro es que (nombre de su chica) siempre será mi casa, siempre será mi hogar y acabaré volviendo a ella pase lo que pase”. Aunque no estaban en un buen momento, sabía seguro que la luz al final del camino tenía un nombre y apellidos, unos ojos en los que perderse y unos brazos en los que olvidarse del mundo. Entonces no lo entendí, le miré como si lo que me estaba contando fuera algo de otro mundo, algo utópico, desconocido, pero esa certeza con la que hablaba de su verdad universal me dio que pensar durante muchos días. Lo envidié por tener una fé tan firme, tan sólida entre toda la inconstancia que es la vida en sí. Puedo sentir un leve pálpito relacionado con mi “hogar”; aquel día cuando estabas a mi lado, aquel abrazo entre el calor de mi rostro hundido en el frío que invadía tu cuello; fue un alivio, como volver a respirar después de estar mucho tiempo sin hacerlo. Entonces, cuando te miré a los ojos y me cogiste la mano, fue como llegar a casa, pero a una casa donde no había estado nunca, me sentí bien, me sentí a salvo….fue como magia.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s