Consciencia

No sé como ha llegado a pasar. Supongo que he recorrido demasiadas veces el mismo camino y he hecho a lo largo de un tiempo determinado las mismas cosas en demasiadas ocasiones. Puedo enumerar lo que he logrado hacer a lo largo del día de hoy con nitidez absoluta en mi mente, el resto esta velado por una bruma oscura. No es que no recuerde todo lo que he hecho, que lo recuerdo perfectamente, sino que, tan solo aparecen como relevantes ciertos sucesos. No han sido poco comunes o han sido algo que haya destacado por nada en especial, pero de entre todo lo que ha ocurrido a lo largo del día de hoy, tan sólo un puñado de circunstancias son las que logran aparecer en mi mente a estas horas de la noche.

Sé que he conducido hasta mi trabajo pero no recuerdo el camino hasta allí. No había un amanecer destacable, supongo, porque no lo recuerdo y la carretera estaría despejada, habría un atasco donde siempre y todo no ha sido más que la repetición de la rutina de llevarme hasta el trabajo, como cualquier otro día, supongo, porque no lo recuerdo. Tampoco recuerdo la vuelta a casa, ni recuerdo la mayoría de mis ocho horas de trabajo. Recuerdo el dolor de espalda y recuerdo mi trabajo frente al ordenador como si un noventa por ciento de mi se retirara a un segundo plano y el otro diez por ciento se quedara al frente haciendo en trabajo sucio. Hace meses que me sucede: como si una parte de mi se despegara y se apartara, como si una parte de mi se retirara diciéndome que ahí no tiene nada que hacer. Mi yo inconsciente destina lo imprescindible para el día a día, para la rutina, para el trabajo; el resto es impermeable, me he dado cuenta que el resto se pliega en mi consciencia hasta que le proporcione algo que no es lo que le estoy dando a día de hoy.

Y sé lo que necesita. Por una vez, mi yo consciente y mi yo inconsciente, aúnan fuerzas en la misma dirección, pelean y no hay derrota sabiéndote al otro lado. Estoy soprendida y no lo supongo, porque eso lo recuerdo todos los días.

Anuncios

Un pensamiento en “Consciencia

  1. Pues suerte tienes que ya sabes la dirección que debes tomar para solucionar ese problema, ese en el que cada día todo parece una fotocopia del anteriór y sólo se acusa los resultados de la fotocopia, el empeoramiento del ejemplar respecto a la copia del día anterior.

    Ya me contarás como has salido de ese círculo vicioso, me resultaría terriblemente útil.

    Un saludo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s