Shhhh….

Silencio. Sentada en la silla asimilo el silencio. Ayer de vuelta del trabajo, después de un día caótico, me di cuenta de la necesidad de silencio. Me quedé sentada en el sofá, en casa, sin moverme, escuchando lo que me rodeaba. Apenas unos leves sonidos que provenían de la calle y algunas palabras o murmullos de algunas personas. Respecto al silencio, hay una gran frase en un gran libro (para mí) que leí hace tiempo y, desde entonces, la tengo muy presente.

” La palabras pueden herir. El silencio puede curar. Saber cuándo hablar y cuándo no hablar constituye la sabiduría de los sabios.
El conocimiento puede frenar. La ignorancia puede liberar. Saber cuándo saber y cuándo no saber es la sabiduría de los profetas.
Sin el freno de las palabras, el silencio, el conocimiento o la ignorancia, una hoja afilada corta limpiamente. Ésta es la sabiduría de los guerreros.”

¿Sabéis la sensación que se siente cuando te cortas con un folio? Las palabras y el silencio funcionan del mismo modo, se deslizan suavemente, sin apenas darnos cuenta pero la herida está ahí y escuece, mucho, si no eres cuidadoso. Las palabras hieren y el silencio también, si alguna vez has experimentado las secuelas, sabes de que te hablo.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s