Regresar

regresarRegresar suena a alivio, a cotidiano, a cosas conocidas y familiares. Regresar supone reencuentros y caras conocidas, lugares habituales, rutina aprendida. Regresar también implica cosas menos amables. Regresar siempre me ha costado, no sé muy bien porqué. Siempre se ha hecho excesivamente complicado regresar: de un viaje, de una visita a algún lugar, es algo que genera una sensación de desasosiego muy desagradable.

Creo que regresar supone tener la certeza de no ser capaz de engranar todas las cosas que hay en mi vida. La evidencia de mi incapacidad para encauzar las cosas. Frustrante, es frustante. En ocasiones me gustaría ser lo suficientemente despreocupada para sólo fijarme en lo simple y no intentar solucionarlo todo.

Hoy la sensación es desagradablemente envolvente, densa tras un regreso accidentado y no bien llevado. Soy una ilusa por pensar en que algo vendrá y me sacará de este estado, de este limbo y aún así, sigo esperando.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s