Sinceridad

todo el mundo miente

A menudo, las personas que se jactan de que su sinceridad es intachable son las personas más cuestionables en este ámbito. La sinceridad absoluta no existe o, al menos, yo no la he visto.
Buscando la definición, me encontré con lo siguiente “Sencillez, veracidad, modo de expresarse libre de fingimiento“. Hasta el momento lo que he conocido no se aproxima ni a la legua.Mentira y sinceridad van de la mano. La ecuación sería algo así “a más presunción de sinceridad, mayor es la cuantía de las mentiras”.

Sí, lo sé, todos hemos mentido, generalmente de forma consciente; has mentido a tu familia, tus amigos, tus compañeros de oficina, tu pareja…. NO pienses que no ha sido así, si tienes buen fondo la mitad de las veces habrá sido una de esas mentiras “altruistas”, una de esas mentiras para no hacer más daño, para salir de una situación compleja, para hacer algo que gustaba (sin ponerte en una situación comprometida), pero ya, hasta ahí.

La mitomanía es una enfermedad que me he negado a alimentar, en ningún caso, bajo ninguna circunstancia, de ahí mi estigma.

Mentir es un arte peligroso que solo debe ser utilizado en ocasiones nobles y por personas inteligentes.